El regalo perfecto

Cuando descubras el regalo perfecto estarás satisfecho de permanecer donde quiera que te encuentres

El regalo perfecto

Al llegar la navidad todos buscamos ese objeto para regalar que por original despierte una sonrisa y nos ayude a sorprender

¿Os suena esto ?, no queremos repetirnos, no queremos aburrir… a veces es una tarea muy difícil de conseguir.

Te voy a dar unos cuantos consejos sostenibles, para que tus compras navideñas sean un éxito, y no acaben en el fondo del armario.

Lo primero que tienes que tener en cuenta son los gustos y necesidades de la persona a la que vas a regalar. ¿Parece fácil verdad? pues ya te adelanto que no tanto. En la sociedad actual acumulamos muchas cosas materiales, a veces no las necesitamos, no nos gustan, no nos definen. Y todo esto nos hace sentir mal, sentir un vacío.

No se tú pero, a mí me hace sentir especialmente feliz cuando alguien me regala algo que me encanta, que me define, que necesito. Son esas cosas que estoy siempre deseando usar o ponerme, esto es un chute de seguridad y energía.

Para acertar, lo primero que tienes que pensar es como es esa persona, que tipo de vida lleva, es alguien preocupado por el medio ambiente, y las diferencias sociales…. todas estas cosas, hoy más que nunca, tenemos que valorar. Aunque nunca nos haya hecho mención a el Slowfashion o Slow en general, si es una persona con principios de sostenibilidad, es el momento para regalarle un tesorito sostenible. Es verdad que a menudo es un poco más caro que otro tipo de producción, pero estamos hablando de sorprender, de agradar, de acertar. Mejor uno bueno que 3 malos.

Los regalos navideños, no son momentos para rellenar con lo que sea, son momentos para hacer llegar algo especial. Os acordáis cuando hace muchos años, era yo pequeña, en navidad siempre bajo el arbol, calcetín, o nacimiento… había una joya, un buen bolso, esa chaqueta de cachemira que con solo mirarla ya podías sentir su tacto.

Con la llegada del Fastfashion, nuestro concepto de calidad, y deseo cambio. Nos inculcaron la absurda carrera, de llévate el chollo, aunque no lo necesites. Y generaron en nosotros una nueva necesidad, compra compulsiva, lo llamaron los psicólogos, en mayor o menor medida todos fuimos un poco víctimas de esto.

Abandona esto, reflexiona antes de salir de compras, o sentarte a golpe de click frente al ordenador o movil.

Voy a pedirte un favor personal, esta navidad, regala alma, regala corazón, regala sonrisas.

Deja una respuesta